Los servicios en la nube ofrecen numerosos beneficios, entre los que se incluyen:

  • Mayor rapidez en la implementación y menor tiempo de respuesta que genera valor
  • Acceso a aplicaciones y contenido desde cualquier lugar
  • Rápida escalabilidad para satisfacer la demanda
  • Mayor utilización de las inversiones en infraestructura
  • Menores costos de infraestructura, energía e instalaciones
  • Mayor productividad del personal de TI y de toda la organización
  • Mejor seguridad y mayor protección de los activos de información